Posteado por: serloock | marzo 24, 2009

Pero todo fue diferente…

El cambio es insignificante, quizás cualquier otro que no se parase un tiempo a observarlo no se percataría y tacharía de iguales los días que pasan lentamente ante mis ojos. Yo, sin embargo, llevo demasiado tiempo en esta pequeña charca como para no notarlo: cada día es un poco más oscuro que el anterior, cada amanecer un poco más perezoso y tardío, cada noche un poco más fría…

Hay veces en que, como cualquier otro, yo mismo dejo de notar como se oscurece mi alrededor. Dejo de prestar atención a las notas silenciosas de esta melodía que se ha vuelto tan monótona y aburrida. Dejo de prestar atención a esos rayos de luz que tantos años me han acompañado y que ahora muestran sus últimos destellos por una causa que saben perdida.

Pero hay otros días en que, al levantarme, me inunda la nostalgia y recuerdo aquellas gotas de agua fría que se evaporaron, aquellos rayos de luz que se apartaron de mi lado dejándome a oscuras, aquellas lágrimas que derramaba sin motivo y tanto me llenaban…

Anoche me sentí a oscuras de nuevo y vi como se marchaban de mi lado esos últimos rayos de sol sin que pudiera evitarlo. Quise detenerlos, agarrarlos con mis manos para que no se marcharán, retenerlos junto a mi para nunca quedarme a oscuras del todo…

Pero mis manos estaban ocupadas, sujetaban los remos de una barca de madera carcomida por el paso de los años. Aquellos rayos de luz no se estaban alejando. Era yo quien remaba, era yo quien huía a esconderme en la oscuridad mientras lanzaba al aire un último grito de auxilio al silencio de una noche cerrada y oscurecida por un manto negro sin estrellas.

La oscuridad siempre me había devuelto las fuerzas. El frío de una muralla de hielo siempre había sido mi mayor barrera. Tras ella, nada me alcanzaba, nada me hería, nada me tocaba…

Anoche forjé de nuevo aquella vieja muralla negra, pero todo fue diferente. No me sentí más protegido,… sentí que estaba muerto.


Anuncios

Responses

  1. Guay, a eso se le llama escribir un relato alegre y positivo…
    Creo que ya hemos hablado sobre esas murallas…
    Ni lo intentes, yo las derribaré todas que tengo muy mala leche…
    Por lo demás… ya sabes que me gusta como escribes aunque sea puñeteramente deprimente ¬¬

  2. Anoche forjé de nuevo aquella vieja muralla negra, pero todo fue diferente. No me sentí más protegido… sentí que estaba muerto. No era la primera vez que me sentía así lo que pasa es que en esta ocasión el sentimiento se hizo vívido (que contrasentido ¿no?) y cayó sobre mi con aplastante crudeza. Parecía lógico sin embargo. Había construído la muralla negra y ahora estaba prisioner dentro, muerto dentro. No se por qué aquello me resultó coherente, inevitable y hasta, casi, tranquilizador, como si asumirlo fuese el primer paso para algo.

    Mientras los sentimientos me inundaban, mientras asumía la inevitabilidad de mi situación me invadió una cierta congoja, no demasiada, una especie de resquemor más intelectual que otra cosa, una especie de convencimiento estereotipado de que estar muerto a los 17 años no es muy saludable, es de todo punto indeseable. Pero en seguida lo deseché. Me daba igual realmente, estaba alli, encerrado, muerto, y en el fondo me daba igual. Y eso también era lógico, cuando uno está muerto, cuando uno va a estar “ahi” toda la eternidad lo mejor es que te de igual… incluso da igual si es lo mejor o no porque da igual.

    Ha pasado mucho tiempo y todo ha sido diferente. Diferente de como creí que iba a ser mi vida, diferente de como pensaron los demás que iba a ser mi vida. Aún hoy que ya peino canas, no puedo dejar de acordarme de mi muralla negra. Aún hoy me acuerdo de cuando me sentí muerto y trato de recrear ese sentimiento, ahora los matices, los recuerdos son todos valiosos. Aún hoy me sorprendo a mi mismo poniendo casi sin querer un ladrillo negro sobre otro, llegando a poco más de un metro de altura, a tener casi tres lados construidos, pero ahora todo es diferente. No puedo sentirme muerto… siento que estas a mi lado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: